En Paraguay existen 600 bandas de motochorros

La organización Socorro presentó este viernes datos alarmantes sobre el delito urbano en auge: los motoasaltantes, un flagelo que se instaló en el país desde el 2007 y hasta la fecha se registran 600 bandas criminales que involucran a 1.200 personas, entre ellos menores de edad. Según estadísticas, este tipo de robos se comenten solo en 10 segundos.

Luis Calderón, presidente de “Socorro”, manifestó que recogieron los datos de acuerdo a informes de la Policía Nacional, Ministerio Públicas y otros entes relacionados a la seguridad. Solo en el 2015 se robaron 3.232 motocicletas, 840 fueron recuperadas; el 20% de los motochorros operan en la capital, el 30% en el departamento central y el 50% en resto del país, siendo los departamentos más críticos Ato Paraná, Canindeyú, Amambay, San Pedro y Concepción.

En ese mismo año, la Policía Nacional recibió 2.300 denuncias pero la organización estima que otras 1.000 personas no lo hicieron por distintos motivos, ya sea temor o por falta de confianza en la institución.

Las víctimas por sexo se distribuyen de la siguiente manera, el 75% son mujeres y el 24% son hombres, la franja de edad va de 15 a 25 años, y con respecto a los elementos que utilizan, el 80% de estos malvivientes operan con armas de fuego y el 20% con armas blancas.

Calderón afirmó que las 600 bandas están plenamente identificadas por las autoridades, del total de los involucrados 150 son menores de 11 a 17 años de edad, hay 20 mujeres y 1.030 mayores de edad. Otro dato relevante refiere que el 100% de los motoasaltantes son reincidentes.

Improvisación en las instituciones

El titular de la organización mencionó tres ejes de abordaje que se deben tener en cuenta a la hora de tratar este flagelo, en primer lugar trabajar con la cantidad de detenidos para su reinserción a la sociedad, en segundo, insistir con la persecución y finalmente diseñar programas de ayuda aquellos jóvenes que no trabajan ni estudian.

Indicó que la improvisación en las instituciones es el principal obstáculo para encontrar soluciones, pues si bien la policía detiene a los delincuentes, los fiscales y jueces otorgan libertad inmediata.

 

 

 

 

 

Tambien te puede Interesar

Mas Leidas

Etiquetas